Anuncio



expediente de wolfram

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

expediente de wolfram

Mensaje  Wolfram el Miér Jul 13, 2011 5:26 am

El frío ambiente parecía penetrar en la piel del más rudo, los tristes cánticos de alguien que se notaba sufrir, resonaban en tu cabeza. Los dedos, hacía momentos temblorosos, ahora tomaban una pequeña carta que se posaba absurda sobre la mesa. ¿Qué pasaría después de que le des una hojeada? Si es que te atrevías a hacerlo... De repente, una voz que no era la que antes se había nombrado, inundó el ambiente, con un suave eco, masculina, afeminada, ligeramente, seductora.

- Qué molestia... - esbozó, bostezando en tanto estiraba sus brazos hacia atrás, y tú aún no podías ver su rostro, tenuemente iluminado, pero sin poder ser detallado en su totalidad - Creo que le diré a Zero que no acepte más personas, esto se vuelve estúpido. - - ¿A caso él hablaba consigo mismo? Al final, sus rosáceos ojos se posaron en tí, alzando una ceja, mientras esa escasa luz iluminaba su perfecto rostro de porcelana. - ¿Cómo te llamas?


- lo miro con cierto deje de nerviosismo al no saber a quien le hablaba, al notar que no hay nadie a su alrededor lo mira un poco- wólfram – susurra, para luego levantar la mira un poco temeroso- wólfram von bielefeld –lo continua mirando con temor esperando pro su respuesta-

- Bah, sí, qué lindo. - su voz evidenciaba un tono irónico, y él, que estaba totalmente cansado a pesar de haber dormido un día entero, se sentó, cruzándose de piernas, dejando ver que no llevaba exactamente pantalones largos y holgados como los de un hombre, si no una especie de falda, apretada. - ¿Y cuántos años tienes? - desvió la vista hacia lo que poseían tus manos, estirando la suya, de largos dedos níveos, delgados, únicamente con el objetivo de obtener la carta.

- lo mira un poco divertido, pero aun así sin demostrarlo al notar tan extraño atuendo- tengo… 16 años –mira en sus manos la carta la cual extiende con rapidez pero a la vez con cuidado a las manos del chico-

- ¿Y de dónde vienes?- ambas manos del joven, se posaron sobre sus largos cabellos castaños, deslizándolos hacia arriba, aburrido.- No sé tú, pero yo tengo hambre. - dijo como si nada, llevándose una mano al estómago- ¿Dónde están los sirvientes cuando uno los necesita?
- ríe un poco ante el ultimo comentario del joven- soy de un reino lejano que no creo que pueda ubicar en este mundo, pero aun así le diré el nombre –sonríe un poco tímido- el nombre de mi mundo es shin makoku

- Mhn ~ - sus propios dedos se hundieron dentro de los rosáceos labios, en una acción levemente morbosa, seductora, el 'niño', sostenía éstos con indiferencia, como si todo lo que hiciese fuera sin querer. - ¿Eres algo en especial...?

- asiente sonrojado por la acción del chico- soy un hechicero – dice en tono nervioso- de donde vengo… nos especializamos de un elemento en especial en mi caso puedo hacer “magia” con fuego, tanto como ataques y defensas

- Ah - te observó de arriba abajo, quitándose los dedos de la boca, dejando que un pequeño y delgado hilo de saliva bajara con sus manos que se movían nuevamente hacia su estómago, presionándolo - en serio, tengo hambre... ¿Y cómo andas en la cama... arriba, abajo? -preguntó, sin inmutarse para nada, como si fuese algo cotidiano que te preguntaran qué rol cumples al follar. -

- se sonroja de sobremanera ante aquella pregunta- pues vera…… soy uke señor – lo ultimo lo dice en un susurro audible para el chico presente-

- Ya... - tosió, abrazándose a sí mismo, dejándose caer de a poco de la silla, con la cabeza colgando a un lado de su pierna, con una expresión impasible, aburrida.- Creo que esta conversación no va a ningún lado. ¿Podrías contarme cómo eres?... - dudó - no es que me intereses o algo así, pero me obligan a saberlo, qué va. Ni que estuviese ligando...
- asiente sonrojado- lo entiendo señor…. Pues soy un poco extrovertido e infantil –hace una pausa pensando bien lo que va a decir - por lo general no soy muy irritable, pero al momento de que me sacan de mis casillas me pueden encontrar muy enojado, soy pacifico y amigable, trato de ser lo mas justo que puedo con las personas y no las juzgo con una simple primera impresión, me gusta creer que todos tienen algo que hacer en este mundo aunque algunos no los crean, soy muy cariñoso, tierno y amoroso con mis amigos pero a la vez puedo ser muy vengativo y sanguinario si los llegaran a agredir o hacer sufrir –dice un poco mas sereno y con menos miedo para luego guardar silencio-

- ¿Y qué te gusta hacer? ... ¿Qué no te gusta? Dios, qué preguntas más estúpidas. - cambió la actitud de decaimiento por una más activa, levantándose de su lugar y acercándose a tu persona, mirándote, con una pequeña sonrisa casi invisible en el rostro. Allí recién podías notar cómo iba vestido, la forma en la que su estómago estaba al descubierto, y de éste era notorio el arete que atravesaba el ombligo. La 'falda', apretaba sus piernas, y una camisa enorme era lo único que cubría sus hombros. -

- lo mira rojo por el acercamiento del mayor a su persona –hay muchas cosas que me gustan entre ellas están: cocinar gran variedad de cosas pero se me da con mucha facilidad los pasteles y cosas dulces, y entre las cosas que no me gustan son las cosas que son sin sentido guerras y muertes que no tienen ningún cometido – suspira un poco y aguarda que el mayor responda

- ¿Tienes alguna manía...? ¿Tal vez una adicción... fobias? Me siento como haciendo una ficha médica - se rió, extendiendo su mano para devolverte la carta, cruzándose de piernas aunque estuviese parado, dándole un aspecto algo extraño, que nunca había dejado de tener, a decir verdad. - ¿Traes algo?

- sonríe feliz ante esa pregunta- mi adicción es a los dulces y le tengo fobia a la sangre, me paralizo al solo verla, y sobre si traigo algo solo una foto de mi madre y hermanos –dice entono melancólico- además de mencionar que traigo mi propia ropa e n una maleta

- ¿Alguna vez cometiste un delito? - preguntó, al azar, como si no le importase realmente tu reacción. - ... Quiero escuchar un poco de tu historia, después de todo, si vas a vivir en mi Mansión quiero saber... Bueno, en realidad no quiero, pero... -miró hacia un lado, confundido por lo que él mismo decía- solo cuéntame, y no me aburras.

- lo mira sorprendido ante tamaña pregunta- pues como dije vengo de otro mundo, en shin makoku soy el hijo de la persona que gobierna aquel mundo, desde pequeño fui criado para ser un gobernante, entre mis 2 hermanos mayores mi poder para hacer magia es el menos fuerte por ser rubio; En shin makoku se ve el poder del hechicero según el color del cabello en el cual las personas de cabello necro son mas poderosas que las rubias pero aun así solo ciertas personas tienen la “capacidad de hacer magia”, pero cierto día - respira un poco- fui secuestrado cuando apenas tenia 10 años, real mente no recuerdo muy bien que fue lo que sucedió los 6 meses en los que estuve cautivo y secuestrado, solo se que al volver el reino estaba en caos y mi familia derrocada del trono – se le cristalizan un poco los ojos- espero que con eso le sea suficiente

- Solo algo más.. -miró hacia un lado, luego hacia el otro- ¿qué pretendes de mí? ¿qué buscas en este lugar?


- lo mira un poco sorpresivo- que mas e de pretender que ganar el juego y conseguir el dinero, puede que mi familia no este en el poder ahora pero aun así no quiere decir que no me preocupe por los aldeanos de shin makoku…. Solo quiero el dinero para ayudar a esas personas que son como mi segunda familia, vi en un cartel sobre su juego y decidi participar para ganar

- Ya... creo que eso es todo lo que quería saber. -se volteó, dejándote la vista de su cuerpo de espaldas, en tanto caminaba moviendo las caderas cual mujer bastante llamativa, llevándose una mano al cabello, peinándolo - ¡Oi, ustedes flojos! ¡Escuchen esto! - pudiste oír, en tanto decidiste esperar. ¿Qué había sido eso? ¿A caso ya estaba todo? ¿Alguien te dejaría pasar? ¿O qué? ¿Deberías moverte?...

- lo mira alejarse un poco sorprendido y contemplando aquel vestir del chico- muy bella ropa, con solo unas modificaciones seria mas hermosa –susurra esperando a que le digan lo que debía hacer ahora, como debería comportarse en ahora su nuevo hogar hasta el momento de ganar el juego y seguir observando la ropa que aquel chico llevaba la cual le había gustado en cierta manera-


~~~~~~~~
Imágenes:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Serie/Vídeo juego/Manga al que pertenece tu personaje: kyou kara maou
Nombre Real de tu personaje:Wolfram vom bieleld

avatar
Wolfram

Raza: : hechicero
Rango Sexual: : Uke
Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: expediente de wolfram

Mensaje  Ackley Gyucles el Dom Jul 24, 2011 2:50 am

Expediente aceptado.
{Disculpa las tardanzas... gracias por su paciencia. }

███▓▒░░Mansión Hatfield░░▒▓███
~ Si en verdad me amas toca mi cuerpo y obsesiónate. Sueño con locura tenerte entre mis blancas sábanas ~
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Ackley Gyucles

Raza: : Humano ~
Rango Sexual: : Uke
Mensajes : 301
Fecha de inscripción : 30/11/2010
Edad : 25
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.