Anuncio



Expediente de Bryan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Expediente de Bryan

Mensaje  Bryan Wolfman el Vie Sep 09, 2011 5:42 pm

El frío ambiente parecía penetrar en la piel del más rudo, los tristes cánticos de alguien que se notaba sufrir, resonaban en tu cabeza. Los dedos, hacía momentos temblorosos, ahora tomaban una pequeña carta que se posaba absurda sobre la mesa. ¿Qué pasaría después de que le des una hojeada? Si es que te atrevías a hacerlo... De repente, una voz que no era la que antes se había nombrado, inundó el ambiente, con un suave eco, masculina, afeminada, ligeramente, seductora.

- Qué molestia... - esbozó, bostezando en tanto estiraba sus brazos hacia atrás, y tú aún no podías ver su rostro, tenuemente iluminado, pero sin poder ser detallado en su totalidad - Creo que le diré a Zero que no acepte más personas, esto se vuelve estúpido. - - ¿A caso él hablaba consigo mismo? Al final, sus rosáceos ojos se posaron en tí, alzando una ceja, mientras esa escasa luz iluminaba su perfecto rostro de porcelana. - ¿Cómo te llamas?

- Me llamo Bryan Wolfman -Dije mientras miraba lo que podia ver con una luz tan pobre, mientras sentia el fuerte frio que me atravesaba como si fuera una espada afilada, solo deseaba irme pitando a la mansion-

- Bah, sí, qué lindo. - su voz evidenciaba un tono irónico, y él, que estaba totalmente cansado a pesar de haber dormido un día entero, se sentó, cruzándose de piernas, dejando ver que no llevaba exactamente pantalones largos y holgados como los de un hombre, si no una especie de falda, apretada. - ¿Y cuántos años tienes? - desvió la vista hacia lo que poseían tus manos, estirando la suya, de largos dedos níveos, delgados, únicamente con el objetivo de obtener la carta.

- Tengo 14 años -Dije mientras miraba estiraba su mano para tomar la carta, tampoco sabia por que la queria pero solo podia suponer que no lo sabia, solo podia pensar en entrar a la mansion

- ¿Y de dónde vienes?- ambas manos del joven, se posaron sobre sus largos cabellos castaños, deslizándolos hacia arriba, aburrido.- No sé tú, pero yo tengo hambre. - dijo como si nada, llevándose una mano al estómago- ¿Dónde están los sirvientes cuando uno los necesita?

- Vengo de Estados unidos, debistes comer mientras podias o almenos traer comida -Le dije mientras lo miraba firmemente, trataba de no mirarle detenidamente ya que podria hacerlo despues, solo pensaba en entrar a la mansion para quitarme este frio

- Mhn ~ - sus propios dedos se hundieron dentro de los rosáceos labios, en una acción levemente morbosa, seductora, el 'niño', sostenía éstos con indiferencia, como si todo lo que hiciese fuera sin querer. - ¿Eres algo en especial...?

- Soy un Licantropo, un lobo para ser mas preciso -Le dije de una manera un poco fria y seria mientras lo seguia mirando, sentia como la sangre se congelaba dentro de mi, lo unico que podria empeorar es que me diera un susto como para que me diera un infarto

- Ah - te observó de arriba abajo, quitándose los dedos de la boca, dejando que un pequeño y delgado hilo de saliva bajara con sus manos que se movían nuevamente hacia su estómago, presionándolo - en serio, tengo hambre... ¿Y cómo andas en la cama... arriba, abajo? -preguntó, sin inmutarse para nada, como si fuese algo cotidiano que te preguntaran qué rol cumples al follar. -

- ¿Acaso importa eso? soy suke lo unico que podre decir, no es muy importante -Le dije mientras lo miraba con cierta confusion, me extraño la pregunta pero no le respondi por que no era importante saberlo

- Ya... - tosió, abrazándose a sí mismo, dejándose caer de a poco de la silla, con la cabeza colgando a un lado de su pierna, con una expresión impasible, aburrida.- Creo que esta conversación no va a ningún lado. ¿Podrías contarme cómo eres?... - dudó - no es que me intereses o algo así, pero me obligan a saberlo, qué va. Ni que estuviese ligando...

- Soy timido, nada sociable, soy serio y callado, no soy fiestero por lo que me cuesta divertirme en eventos y celebraciones, tan bien mi estado mental es inestable por lo que mis cambios de personalidad son bruscos y sorpresivos, tambien tengo recuerdos traumantes que ayudaron a tal estado -le dije con un poco mas de animo pero sin perder la expresion que tenia, me sentia un poco incomodo diciendole mi estado mental

- ¿Y qué te gusta hacer? ... ¿Qué no te gusta? Dios, qué preguntas más estúpidas. - cambió la actitud de decaimiento por una más activa, levantándose de su lugar y acercándose a tu persona, mirándote, con una pequeña sonrisa casi invisible en el rostro. Allí recién podías notar cómo iba vestido, la forma en la que su estómago estaba al descubierto, y de éste era notorio el arete que atravesaba el ombligo. La 'falda', apretaba sus piernas, y una camisa enorme era lo único que cubría sus hombros. -

- Mis gustos son los dulces, lo lindo, las armas si son tanto antiguas como nuevas y la soledad en algunos momentos y mis disgustos son los engreidos, los traidores, los vegetales y los abusadores -le dije mientras la miraba de arriba a bajo, luego la mire a los ojos y viendo lo mejor que podia a sus expresiones faciales

- ¿Tienes alguna manía...? ¿Tal vez una adicción... fobias? Me siento como haciendo una ficha médica - se rió, extendiendo su mano para devolverte la carta, cruzándose de piernas aunque estuviese parado, dándole un aspecto algo extraño, que nunca había dejado de tener, a decir verdad. - ¿Traes algo?

- ¿Mis manias? ¿Adicciones? ¿Fobias? -Dije mientras la seguia mirando algo confundido- bueno mi mania es algo extraña, no puedo parar de comer aunque sean las 3 de la mañana, mis adicciones no existen o por lo normal serian los dulces y mis fobias son a las alturas -le dije mientras la seguia mirando, con un poco mas de seriedad y mas firmesa- Tambien traigo dinero, lo suficiente como para poder vivir en una mansion, traje mis armas ya que sin ellas no puedo dormir, traje unos libros y bueno, nada en especial -dije un poco nervioso para ocultar algo que tla vez no me dejarian tener-

- ¿Alguna vez cometiste un delito? - preguntó, al azar, como si no le importase realmente tu reacción. - ... Quiero escuchar un poco de tu historia, después de todo, si vas a vivir en mi Mansión quiero saber... Bueno, en realidad no quiero, pero... -miró hacia un lado, confundido por lo que él mismo decía- solo cuéntame, y no me aburras.

- Si cometi no solo uno si no varios, no recuerdo bien donde naci, solo recuerdo poder ver las malditas pesadillas que me persiguen durante toda la vida, pase mucho tiempo solo y sin nadie junto a mi, los delitos que cometi fe matar a sangre fria a objetivos que me encargaron, se manejar bien las armas, no soy muy sociable porlo que me a costado hacer amigos, tambien me tenian miedo al descubrir mis delitos y crimenes, era evitado amenazado e incluso trataron de capturarme, pero ya sabras que estoy aqui y por alguna razon sigo vivo, supe de la mansion al descubrir que aqui se cometio un asesinato y que podria aver alguna clase de misterio o mitos lo cual me intereso, tambien vine por que recibi una invitacion en la casa, balla suerte que tengo -Dije un poco emocionado ya que el tipo de mitos y misterios me interesan mucho, pero involucrarme en invocaciones o maliciones son algo quer yo evito como el fuego-

- Solo algo más.. -miró hacia un lado, luego hacia el otro- ¿qué pretendes de mí? ¿qué buscas en este lugar?


- Principalmente busco la recompensa como todos, por que bueno... Se me acaba la pasta, trato de ayudar aqui a hacer lo que pueda, cualquier cosa podria ser buena siempre y cuando pueda decidir, Me interesa la casa por lo que vine de una y no soy ni poli ni detective pero me interesaria mucho investigar el caso -dije con un poco de malicia y una sonrisa pequeña en la cara, pero aun no sabia para que estaban regalando tanta pasta por solo una casa-

- Ya... creo que eso es todo lo que quería saber. -se volteó, dejándote la vista de su cuerpo de espaldas, en tanto caminaba moviendo las caderas cual mujer bastante llamativa, llevándose una mano al cabello, peinándolo - ¡Oi, ustedes flojos! ¡Escuchen esto! - pudiste oír, en tanto decidiste esperar. ¿Qué había sido eso? ¿A caso ya estaba todo? ¿Alguien te dejaría pasar? ¿O qué? ¿Deberías moverte?...

- - ¿Ya termino? ¿Eso era todo? Solo pude escuchar lo que ella dijo, no sabia si seguir o esperarme asi que opte por seguir, no la encontre a ella y no pude ver a nadie mas, solo vi una puerta y segui adelante, abri la puerta y dejaba un sendero hacia aquella casa grande, me parecio extraño, pero no queria seguir mas hay -Joder... pero que fue eso...- No dure mas tiempo parado y me fui caminando con la mochila puesta, de un momento a otro escuche la puerta cerrarse, me di vuelta y bueno... Lo unico que sabia, era que nada seria normal hay, tenia que tener cuidado por que... Que yo sepa... Ninguna historia se termina si el protagonizta muere en tan solo llegar al segundo capitulo... Solo podia tener en mente... -Que sera lo que me esperara hay...-


~~~~~~~~
Imágenes:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Serie/Vídeo juego/Manga al que pertenece tu personaje:Happy Tree Friends
Nombre Real de tu personaje: Flippy/Fliqpy

"Levantó la cabeza y observó el inmenso océano negro frente a él. Las estrellas salpicaban el cielo, como si estuviesen encargadas de señalar la línea de demarcación entre el oleaje y el firmamento.
"Una noche bastante bonita para morir", se dijo."
avatar
Bryan Wolfman

Raza: : Lobo
Rango Sexual: : Suke
Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 20
Localización : Base Belic N°15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.